Dilema del massismo posterga lanzamiento para 2015

Sergio Massa postergó para 2015 el lanzamiento formal de su precandidatura presidencial por considerar que el 10 de diciembre, la fecha prevista inicialmente, era «muy pronto», y en cambio prepara para ese día un congreso nacional del Frente Renovador, como una «demostración de fortaleza». El desmembramiento de FAUnen y la falta de definición sobre el perfil del massista FR, que se debate entre construir un neonestorismo o una agrupación netamente opositora, obligaron a posponer el lanzamiento presidencial del exintendente de Tigre.

Las huestes de Massa priorizaron confrontar con Daniel Scioli y preservar a la figura de Cristina de Kirchner, en un intento por diferenciarse del PRO de Mauricio Macri, una agrupación radicalmente antikirchnerista y explícitamente enfrentada con la Presidente. Esta especie de neokirchnerismo o neonestorismo, sin choques frontales con la Casa Rosada, utilizada por Massa en las elecciones legilativas de 2013, podría agotarse como estrategia de cara a las elecciones presidenciales de 2015.

El debate interno sobre el perfil del Frente Renovador divide al massismo en dos sectores. Los intendentes Gabriel Katopodis (San Martín), José Eseverri (Olavarría) y Joaquín de la Torre (San Miguel) conforman la mesa chica del massismo y son los encargados de bajar la línea política del sector que, hasta ahora, apuntaba a confrontar con Scioli y preservar la gestión del Gobierno nacional, donde Massa fue jefe de gabinete de ministros. En cambio, existe otro sector que presiona para reforzar el perfil opositor del massismo teniendo en cuenta que el PRO de Macri comienza a absorber a todos los sectores anti-peronistas, FAUnen incluido. Se trata del intendente de Malvinas Argentinas, Jesús Cariglino; el más opositor del FR, el jefe del bloque de Diputados, Darío Giustozzi, junto a los legisladores nacionales Felipe Solá y Alberto Asseff.

El cuadro de internas se potencia con la pelea por la candidatura a gobernador de Buenos Aires dentro del FR. A la espera de Martín Insaurralde, el massismo ya sitió cualquier posibilidad de desembarco del intendente de Lomas de Zamora en licencia. Ya está confirmada la cercanía entre el intendente radical de San Isidro, Gustavo Posse y la vicejefa del bloque en la Legislatura bonaerense, Mónica López, quien la semana pasada le envió una carta personal a la presidente Kirchner para activar un Comité de Crisis Social de cara a eventuales desmanes sociales en el mes de diciembre. A ellos se suma Giustozzi y la incógnita de Insaurralde, cuyo desembarco en el massismo no iría de la mano con la profundización del perfil opositor del FR.

Algunos datos comienzan a develar el choque interno de fuerzas en el massismo. Si bien está enrolado en la CGT de Antonio Caló, el diputado del FR, Alberto Roberti, anunció que mañana y pasado mañana la Federación Argentina Sindical del Petróleo, Gas y Biocombustibles realizará un paro general de 48 horas. Una medida de fuerza que afectará la producción en los sectores de yacimientos, refinerías y gas de todo el país.

Por ahora, Massa se puso como próximo dead line político el 10 de diciembre, día en que se realizará una convocatoria a todos los referentes del Frente Renovador, por sección y por provincias, para definir los tiempos y los términos de las candidaturas. Desde el massismo explicaron, además, que el lanzamiento formal de la precandidatura presidencial del Massa será «entre fines de enero y marzo», antes del inicio formal del calendario electoral.

El propio Massa señaló esta semana en declaraciones radiales que aún no lanzó «oficialmente» su precandidatura presidencial y anticipó que en el próximo congreso del Frente Renovador se llevará a cabo la «definición del procedimiento de elección de candidaturas». También subrayó que tiene «tiempo hasta junio» para definir quién será su compañero de fórmula y al respecto dijo que «hay que ser muy respetuoso de los dirigentes en términos de nombres».

De acuerdo con el calendario electoral publicado por a Dirección Nacional Electoral, el 10 de junio vencerá el plazo para la presentación de alianzas y adhesiones y el 20 la presentación de listas de precandidatos ante la junta partidaria, fecha clave para la definición de nombres y puestos. Con todo, en el Frente Renovador mencionan que el exministro de Economía Roberto Lavagna podría ser su compañero de fórmula, aunque otros allegados al tigrense señalan que «también podría ser un radical», como una suerte de reedición de la transversalidad, la estrategia que ideó Néstor Kirchner para fortalecer su estructura con dirigentes de la UCR en las elecciones de 2007.