Nisman: Partido Justicialista mide daños de cara a octubre

Cristina de Kirchner, máxima autoridad del Poder Ejecutivo Nacional, escribió «¿suicidio?» en su cuenta de Facebook al pronunciarse sobre la muerte de Alberto Nisman, fiscal especial de la causa AMIA. En el Congreso de la Nación, el lunes pasado, el bloque de diputados del Frente para la Victoria fue más allá y blanqueó de manera oficial la teoría del supuesto suicidio «inducido» a partir del accionar de presuntos grupos mafiosos. El Partido Justicialista, a través de una reunión de la mesa del Consejo Nacional a partir de las 17, definirá su postura en un documento que, hasta anoche, no arriesgaba hipótesis alguna y exigía que se investigue a fondo con una enérgica exhortación al Poder Judicial.

«No va a haber ningún tipo de apreciación sobre si se mató (Nisman) o si lo mataron. La idea es no instalar ninguna hipótesis, expresar un fuerte respaldo a Cristina de Kirchner y exigir a la Justicia que investigue hasta las últimas consecuencias», explicó ayer un integrante del PJ que participaba de la redacción del documento, que hoy se leerá en la sede partidaria de Matheu 130 en la Capital Federal. El encuentro se resolvió en la noche del martes en una reunión entre Jorge Capitanich, el diputado de la agrupación La Cámpora Eduardo «Wado» de Pedro y el presidente del PJ nacional y gobernador de Jujuy, Eduardo Fellner.

Se trata apenas de un matiz, pero el documento final que difundirá el PJ, principal herramienta electoral del oficialista Frente para la Victoria, expresará un reagrupamiento de urgencia de las distintas corrientes del peronismo de cara a las elecciones presidenciales de octubre. La dirigencia del PJ sigue de cerca el caso Nisman y su influencia de cara a la sacudida política que generó en la campaña. El cálculo de daños sobrevuela los planes de todos los precandidatos peronistas, desde Daniel Scioli, el primero en despegarse de la teoría del suicidio «inducido», hasta Florencio Randazzo, autoproclamado «candidato de Cristina», pasando por Julián Domínguez, Sergio Urribarri y Aníbal Fernández. Y no sólo afecta el futuro de los presidenciables del FpV sino también de todos los mandatarios provinciales del oficialismo que deben renovar mandato en octubre.

Scioli, quien confirmó su presencia hoy a las 17 en la cumbre partidaria, es tal vez quien primero haya expresado la línea discursiva que el Partido Justicialista plasmará hoy en su documento. No arriesgar ninguna hipótesis sobre las causas de la muerte de Nisman y exhortar a la Justicia a que profundice la investigación para llevar transparencia a la ciudadanía. Una argumentación distinta a la de la Presidente y también a la expresada por el Frente para la Victoria en la Cámara de Diputados a través de Domínguez, Juliana Di Tullio y hasta De Pedro.

La línea del PJ nacional seguirá entonces el pronunciamiento del PJ de la provincia de Buenos Aires del martes pasado, donde se expresan «las condolencias a la familia del fiscal Alberto Nisman» y se reclama a la Justicia «esclarecer con celeridad» las circunstancias en que murió el funcionario judicial que tuvo a su cargo la investigación del atentado a la AMIA, ocurrido en 1994 con un saldo de 85 muertos, durante más de una década.

«Desde el Partido Justicialista de la provincia de Buenos Aires queremos enviarle las condolencias a la familia del fiscal Alberto Nisman por el dolor que causa una muerte y sobre todo, el estupor que provoca un suicidio», señaló la nota de la oficina de prensa del presidente del PJ bonaerense, Fernando Espinoza.

Fellner había asumido la presidencia del partido en mayo del año pasado y las cuatro vicepresidencias quedaron a cargo del jefe de Gabinete, Capitanich; el titular de la CGT, Antonio Caló; la senadora Beatriz Rojkés de Alperovich y el diputado De Pedro. «Hay que apoyar al Gobierno de Cristina y preparar al peronismo para seguir gobernando a partir de 2015», fue la definición de Fellner ese día en Parque Norte.

La última reunión de los consejeros justicialistas había sido en junio y se había emitido un comunicado de respaldo del PJ nacional para la presidente Cristina de Kirchner por el conflicto con los fondos buitre.