Domínguez-Espinoza, en guerra sorda con Aníbal

Julián Domínguez y Fernando Espinoza tendrán hoy su primera foto de campaña junto con Daniel Scioli. Será en Berazategui, municipio a cargo de Juan Patricio Mussi, y horas antes de que el candidato presidencial único del Frente para la Victoria viaje a La Pampa para participar de un acto junto con Cristina de Kirchner.

El dúo Domínguez-Espinoza se anticipa así a sus rivales en la interna FpV por la gobernación de Buenos Aires, Aníbal Fernández y Martín Sabbatella, ya que el presidente de la Cámara de Diputados de la Nación y el intendente de La Matanza conformarán el primer binomio oficialista de la provincia de Buenos Aires en lograr el apoyo de Scioli durante la campaña en el principal distrito electoral del país.

Scioli y Domínguez mantuvieron un discreto encuentro el martes pasado en la Fundación DAR, a cargo de José «Pepe» Scioli. Allí acordaron interactuar en beneficio mutuo de cara a las elecciones y comenzar una nueva etapa de convivencia pacífica. Domínguez era el eco político de la Casa Rosada cada vez que el Gobierno nacional tensaba la relación con Scioli y, bíblicamente, sometía al actual gobernador con frases como «a los tibios los vomita Dios». Etapa cerrada y acuerdo de mutua conveniencia: hoy Scioli explicitó por diferentes medios su apoyo incondicional a La Cámpora, rechaza el pago a los fondos buitre y garantiza la vigencia de la ley de medios. Domínguez, a su vez, logró sobrevivir al laberinto de precandidatos a gobernador de Buenos Aires y asoma junto con Espinoza como la fórmula predilecta del peronismo ortodoxo, alineando a gremios e intendentes del conurbano detrás de su campaña.

«Los dos tenemos un perfil dialoguista. Vamos a acentuar la matriz productivista de la provincia y hacer foco en los más de 100 parques industriales de Buenos Aires. Tenemos que trabajar juntos por el proyecto de Néstor y Cristina», fue la conclusión del encuentro entre Scioli y Domínguez para coordinar acciones de campaña. Aunque no se resisten a entrar en el juego, desde el «dominguizmo» se quejan de presunta campaña sucia a cargo de Fernández, el otro precandidato a la gobernación. Ayer, un encuestador salió a desmentir un supuesto estudio de opinión que ubicaba al jefe de Gabinete como el postulante bonaerense con mayor intención de voto.

Ahora Scioli necesita de Domínguez y Domínguez necesita a Scioli. El único candidato a presidente del Frente para la Victoria sabe que el control territorial de la provincia de Buenos Aires está a cargo de los intendentes. Son los encargados de repartir la boleta y armar la logística el día de la elección. En la primera y en la tercera sección electoral, donde anida la mayor parte del padrón de votantes bonaerense, Domínguez está blindado no sólo en La Matanza de Espinoza, principal bastión peronista, sino también en municipios clave de la primera sección, como Tres de Febrero, Ituzaingó, Merlo y Moreno.

Ayer, Domínguez y Espinoza mantuvieron una reunión con los gremios de la CGT oficialista encabezada por Antonio Caló (UOM), Norberto Di Próspero (APL) y Omar Viviani (taxis) en Castelar. El escenario no fue casual: el peronismo salió a pisarle el distrito de Morón a Sabbatella, quien controla ese municipio a través del intendente de Nuevo Encuentro, Lucas Ghi. Sabbatella despierta la ira de los intendentes peronistas desde que Néstor Kirchner lo utilizó para infiltrar la transversalidad kirchnerista en la provincia de Buenos Aires. Barones de la primera sección electoral como Hugo Curto (Tres de Febrero) y Alberto Descalzo (Ituzaingó) mascullan su bronca contra Sabbatella y se zambullen en la fórmula peronista de Domínguez-Espinoza.

Por la mañana, Domínguez había visitado en Florencio Varela al intendente Julio Pereyra y visitó el hospital de alta complejidad El Cruce Néstor Kirchner. Y se encargó de dejar claro su apoyo a Daniel Scioli: «El desafío que tuvo Néstor Kirchner fue recuperar los hospitales que estaban devastados, Cristina Fernández de Kirchner continuó su tarea y además acercó los hospitales a la gente impulsando los UPA junto al gobernador Daniel Scioli. Ahora tenemos que aplicar tecnología al sistema de salud para que todos los hospitales de la provincia queden integrados». Hoy junto con Mussi, uno de los precandidatos que se dieron un baño de humildad y se encolumnaron con Domínguez, el presidente de la Cámara de Diputados se mostrará con Scioli como el candidato para la provincia de Buenos Aires.