Macri-Massa: sacrificio de «peones» en el conurbano

El PRO y el Frente Renovador exploran un acuerdo político-electoral con beneficios y sacrificios mutuos. El «affectio societatis» entre Sergio Massa y Mauricio Macri surge a partir de urgencias recíprocas: reforzar la custodia de la boleta de Cambiemos en la provincia de Buenos Aires, donde Massa tiene su principal plataforma política, y a la vez alambrar las intendencias del Frente Renovador donde el Frente para la Victoria amenaza con chances de dar un zarpazo a partir de los resultados de las PASO de agosto.

Las negociaciones se dan, por ahora, en las segundas líneas. Los referentes del PRO y del FR están analizando los escenarios de posibles acuerdos de cara a las presidenciales del 25 octubre y al eventual balotaje. Los intendentes massistas repartirían y cuidarían la boleta de Macri Presidente a cambio de que la estructura amarilla disuelva el armado de sus candidatos locales para garantizar la continuidad de los alcaldes del FR que sacaron más votos que los postulantes PRO a las intendencias.

Los principales perjudicados de esta estrategia electoral podrían ser algunos referentes del Frente Renovador que deberán bajarse para dejar su lugar a los candidatos del PRO. Por ejemplo, el massista Nicolas Russo en Lanús, tercera sección electoral de la provincia de Buenios Aires, salió tercero. Allí el acuerdo apunta a priorizar la candidatura del ministro porteño de Hacienda, Néstor Grindetti, quien se ubicó segundo detrás del actual secretario de Justicia de la Nación, el kirchnerista Julián Álvarez. El massismo también estaría dispuesto a sacrificar a Walter Queijeiro en Quilmes para lograr que el mediático cocinero del PRO, Martiniano Molina, el opositor más votado del distrito, le arrebate la intendencia al peronista Francisco «Barba» Gutiérrez.

El beneficio mutuo entre el PRO y el Frente Renovador apunta a no dividir el voto opositor en los distritos del conurbano bonaerense para revertir las victorias del Frente para la Victoria en las PASO. No sólo el «Barba» Gutiérrez podría perder Quilmes. También Álvarez, uno de los casos de éxito de La Cámpora en las urnas, quedaría expuesto ante esta unión transitoria de empresas de Massa y Macri.

En otros distritos, la «affectio societatis» opera de manera inversa. Allí donde el candidato massista a intendente sacó más votos en las PASO que el postulante macrista, se mantendría a flote el aspirante del Frente Renovador. En San Miguel, el macrista Octavio Frigerio, padre del jefe del Banco Ciudad, Rogelio Frigerio, debería estar dispuesto a ceder para que el actual intendente massista, Joaquín de la Torre, no pase sobresaltos ante el candidato del Frente para la Victoria, Franco Laporta. Algo similar ocurriría en Malvinas Argentinas, donde Jesús Cariglino avanza sobre el candidato PRO, Alberto Czerni, para retener el distrito frente al kirchnerista, Leonardo Nardini, ganador de las PASO en el FpV.Massa necesita un batacazo electoral para superar a Macri en octubre y colarse en un eventual balotaje. Por eso también está atento a retener la mayor cantidad de intendentes de su espacio tras las elecciones para que su fuerza mantenga poder territorial a partir del 2016, con un despliegue nacional más allá de la provinci

de Buenos Aires en ciudades como Salta capital, donde ganó la intendencia su compañero de fórmula, Gustavo Sáenz, o en Famatina, Catamarca, a través del jefe comunal Ismael Bordagaray.

Ayer Massa siguió de campaña en el conurbano y se mostró con Cariglino en Malvinas Argentinas: «Estamos convencidos de que el camino para que la Argentina tenga crecimiento y le gane a la pobreza es la educación y el trabajo. Por esto es que pretendemos evaluar a nuestros docentes para capacitarlos más», lanzó el candidato a presidente. Fue en el marco de la inauguración de un nuevo túnel en el municipio junto a De la Torre y Luis Acuña (Hurlingham). Cariglino dijo que esta obra «dará seguridad para cada uno de los habitantes de la zona» y aseguró que desde la intendencia se sigue avanzando con las obras prometidas. «Hace un año prometimos esto, y aquí está terminado para que cada día podamos mejorar nuestra calidad de vida».