«Real Politik» en Hacienda: un ultra K llega a Cambiemos

Gustavo Marconato, un peronista nestorista de paladar negro, será el nuevo secretario de Hacienda en el Ministerio que encabezará Alfonso Prat Gay. Se trata de un gesto de «real politik» en Cambiemos: asimilar a un dirigente del PJ de Santa Fe que jugaba al fútbol con Néstor Kirchner en Olivos y llegó a presidir la estratégica comisión de Presupuesto y Hacienda, aunque en 2012 tuvo una traumática salida del Frente para la Victoria cuando se enfrentó con Mariano Recalde en Aerolíneas Argentinas.G44

Contador público nacional y oriundo de la localidad santafesina de Las Parejas, Marconato entabló vínculo con Prat Gay en 2009 cuando el entonces diputado kirchnerista encabezaba la comisión bicameral que destituyó a Martín Redrado de la presidencia del Banco Central. Transcurría el segundo año del primer mandato de Cristina de Kirchner cuando Redrado, ahora economista del Frente Renovador de Sergio Massa, se amotinó en su despacho de BCRA para bloquear el uso de reservas para el Fondo de Desendeudamiento que había creado el Poder Ejecutivo Nacional.

Marconato llegará hoy a la Capital Federal para reunirse con Prat Gay. El futuro ministro de Hacienda se comunicó el sábado por teléfono con el exdiputado del FpV para confirmarle que lo quería en su equipo económico a partir del 10 de diciembre. Marconato obtuvo además el visto bueno de otro peronista que se sumará a Cambiemos, Alberto Abad, futuro titular de la AFIP.

La incorporación de un kirchnerista duro como Marconato, hombre de máxima confianza de Néstor Kirchner pero no así de su esposa, refleja la imperiosa necesidad del Ministerio de Hacienda de Prat de Gay de tener un interlocutor directo y con diálogo con los gobernadores del PJ. El desembarco de Marconato se explica también por su trato directo con Juan Carlos Pezoa, actual Secretario de Hacienda y hombre de consulta permanente del santafesino cuando presidía la comisión de Presupuesto y Hacienda en Diputados. El exdiputado santafesino deberá coordinar su trabajo con Rogelio Frigerio, el super ministro del Interior designado por Mauricio Macri para atender las necesidades de infrestructura de los mandatarios provinciales del peronismo. El saliente presidente del Banco Ciudad debutó el jueves pasado con el cordobés Juan Schiaretti, con el riojano Sergio Casas y con el neuquino Omar Gutiérrez. El martes o el miércoles se verá con Florencio Randazzo.

El padre de Marconato, exintendente santafesino de Las Parejas, era amigo del fallcido ex presidente desde que gobernaba Santa Cruz. Durante su estapa de diputado nacional, Marconato prestó servicios a Kirchner en su modalidad de doble comando aplicada tanto en los ministerios como en el Congreso. Si bien el bloque FpV lo presidía Agustín Rossi, su sordo adversario en la interna del peronismo santafesino, el entonces presidente autorizaba y denegaba partidas presupuestarias a través de Marconato. Con la muerte de Kirchner en 2010, su estrella política se fue apagando y, pese a tener linea directa y permanente con Carlos Zannini, Cristina lo reemplazó por el porteño Roberto Feletti en la presidencia de la Comisión de Presupuesto y Hacienda. Fue la etapa donde la ultra-cristinista La Cámpora comenzó a manejar los resortes clave del Estado a través de su desembarco en el Ministerio de Economía, con Axel Kicillof, y la Secretaría de Comercio, con Augusto Costa.

Zannini lo propuso en 2012 como vicepresidente de Aerolíneas Argentinas. Sin embargo, Recalde bloqueó su ingreso ya que nunca convocó al directorio para aprobar su designación. Marconato, de 53 años, ingresó a la política durante con Carlos Reutemann cuando, a los 29 años, fue designado en el Instituto de Salud de Santa Fe.