Cuánto ganan los Diputados de cada país en la región

¿Cuánto cobra un legislador en Argentina? ¿Y en Bolivia, Colombia o México? El salario de nuestros representantes siempre fue y es motivo de dudas, recelos y debates en cada uno de los países de América Latina, y del mundo. ¿Deberían cobrar lo mismo que un docente? ¿Deberían tener un alto ingreso, para garantizar su independencia y dedicación funcional exclusiva a la actividad legislativa? ¿Es ético que los legisladores se asignen a sí mismos su sueldo, o debería establecerse algún mecanismo regular para determinar sus ingresos?

En la Argentina, en diciembre de 2011 los entonces Presidentes de la Cámara de Diputados de la Nación, Julián Domínguez, y del Senado de la Nación, Amado Boudou, firmaron una resolución conjunta a través de la cual el salario de los legisladores se determinaría según los ingresos percibidos por un Director del Congreso. De este modo, los legisladores percibirían un salario un 20% mayor al de Directores, estableciendo de este modo un mecanismo uniforme y de actualización regular. Sin embargo, esa decisión generó un gran debate, dado que implicó un aumento del casi 100% en los salarios de los representantes legislativos, cuyo salario se encontraba ampliamente retrasado.

Es válido entonces, dar debate sobre cuánto deben ganar nuestros legisladores, y si está bien la situación actual. Un salario bajo, lleva a los legisladores a recurrir al canje de pasajes o mecanismos alternativos para percibir un ingreso extra que ajuste el formal, o bien a desarrollar actividades paralelas (como estudios jurídicos o contables propios, o comercios de diversa índole) para complementar su ingreso mensual. Esto último, no sólo abre la puerta a conflictos de interés en el ámbito legislativo –dado que poseen intereses privados que pueden interferir en su posición parlamentaria-, sino que a su vez les quita tiempo para desempeñar su labor como representantes.

Cabe entonces preguntarse cuánto deberían cobrar nuestros representantes, quienes son los responsables de sancionar las leyes que regulan nuestra actividad cotidiana, y a quienes les confiamos nuestras decisiones deliberativas por cuatro o seis años, según corresponda. Pero para ello, desde Directorio Legislativo realizamos una investigación regional, comparando los salarios de los representantes en América Latina.  De 13 países analizados, el salario de los legisladores argentinos que hoy se encuentra en USD 4.000 ($58.000 aprox) se encuentra por debajo de la media regional (USD 5585), siendo Venezuela quien más rezagado se encuentra (con USD 200) y seguido por Bolivia (USD 2.880); mientras que los legisladores chilenos quienes perciben un salario mayor (USD $12.704). Cabe resaltar que México se consideró como dos países distintos, dada la diferencia que existe entre el salario percibido por los Diputados y por los Senadores.

Por ende, a pesar del brusco aumento que se dio en 2011, y que crece todos los años de acuerdo al aumento de sueldo de los demás empleados legislativos, los legisladores argentinos no cuentan con un salario muy alto, si se lo compara con sus colegas de América Latina. Se encuentran casi a la misma altura de los Diputados mexicanos, pero muy por debajo de Chile o Brasil. Ahora bien, conviene analizar también el salario mínimo vital y móvil (SVM) de cada país, para comprender el contexto local y la situación del salario de los legisladores. En nuestro país, actualmente el SVM se encuentra en $6.060 (USD 417); es decir, el salario de un legislador argentino es 10 veces más alto que el de salario de base. Sin embargo, la Argentina posee el SVM más alto de la región, mientras que México y República Dominicana son los países con salarios mínimos más bajos (USD 118,50 y 198, respectivamente), y Guatemala y Chile siguen de cerca a nuestro país con USD 366,27 y USD 348, respectivamente). La media regional, por su parte se ubica en USD 243.

Por lo tanto, mientras que el salario mínimo en Argentina es el más alto de la región, los ingresos de los legisladores se encuentran entre los más bajos. Los Senadores mexicanos, quienes perciben uno de los salarios más elevados en América Latina, ganan 53 veces más que un trabajador con el SVM de su país, mientras que los chilenos, quienes poseen el salario más alto a nivel regional, ganan 36 veces más.