Congreso post-veto: salen blanqueo y ley Pyme

Superada la semana de vacaciones parlamentarias del 25 de Mayo, que mantiene al Congreso semivacío de legisladores por el feriado, Mauricio Macri habilitó ayer el envío de un paquete de leyes económicas a la Cámara de Diputados: suba del mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias, blanqueo de capitales y la ley de promoción a las pequeñas y medianas empresas cuyo dictamen no se llegó a votar en la madrugada del jueves pasado.
El Congreso posveto fue materia de análisis en la reunión de gabinete económico ayer por la mañana en Casa Rosada. Para reactivar el debate y sacar de agenda el primer veto presidencial de Mauricio Macri se acordó un paquete de medidas que ingresarán en los próximos días a la Cámara baja: modificación de las escalas del Impuesto a las Ganancias -con vigencia a partir del 1 de enero de 2017-, blanqueo de capitales, y ley de promoción a las pymes. Encabezada por Marcos Peña, la cumbre donde se definió el paquete de leyes a enviar al Congreso contó con la presencia de Alfonso Prat Gay, Rogelio Frigerio, Mario Quintana, Francisco Cabrera, Gustavo Lopetegui, Luciano Laspina y Eduardo Amadeo.

La agenda económica que el gabinete económico aprobó para Diputados tiene como prioridad la ley de blanqueo de capitales, con capítulo especial sobre la moratoria tributaria, cuyo texto final se pule entre Prat Gay y Quintana. Se anunciaría el viernes.La modificación de Ganancias todavía no está lista y se enviaría con vigencia a partir de 2017, año electoral. El paquete económico tendrá su contrapeso institucional en el Senado. La semana pasada, Miguel Pichetto, jefe de los senadores peronistas, custodio del quórum y llave para los dos tercios de los votos, visitó a Frigerio y a Sebastián García de Luca en la Casa Rosada. El oficialismo está cerca de lograr los 48 votos que necesita para aprobar, en una sesión prevista para el 15 de junio, los pliegos de Horacio Rosatti y Horacio Rosenkrantz, para cubrir las vacantes de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Ese acuerdo volvió a analizarse esta semana en la mesa chica que supervisa al Senado: Gabriela Michetti, de regreso de Japón y Corea, Federico Pinedo, Frigerio y García de Luca.

Como un déjà vu de la ley antidespidos, Cambiemos, el Frente Renovador, el Frente para la Victoria y el Bloque Justicialista volverán a desplegar desde el inicio un juego de suma cero: cada bloque presentará su propio dictamen a pesar de que ninguna bancada cuenta con quórum propio o mayoría suficiente para aprobar sus iniciativas. El Congreso posveto pondrá de manifiesto cómo se reorganizan e interactúan los bloques peronistas de Diputados en sus distintas expresiones: massismo (FR), kirchnerismo (FpV) y justicialista (BJ).

Massa fue el primero en impulsar una ley de promoción laboral a las pymes y llevó su dictamen al recinto cuando se debatió la ley anti-despidos. Con un costo fiscal de entre 27 mil y 100 mil millones de pesos, la iniciativa massista se convirtió en la menos deseada por el Gobierno nacional. Por eso Cambiemos se abstuvo en la sesión y permitió que se convierta en ley el dictamen antidespidos, sin apartado pymes, del FpV procedente del Senado. El resto de la historia es conocida: «Te diste vuelta como una media», le propinó Massa al radical Mario Negri, jefe del interbloque Cambiemos. «No nos van a arrastrar a la interna del peronismo», se defendió el diputado de la UCR.

La semana pasada, el jefe del bloque FpV, Héctor Recalde fue anfitrión de un encuentro reservado con Massa, Graciela Camaño, Diego Bossio, Oscar Romero, y Ariel Basterra. También estaba José Luis Gioja, diputado y actual titular del Partido Justicialista. Los kirchneristas y los justicialistas disidentes le reprocharon a Massa haber estado ausente en el llamado a sesión especial para votar la ley anti- despidos. «Ya te lo planteamos muchas veces Sergio, vos apoyanos con la ley antidespidos y nosotros votamos tu proyecto de promoción a las pymes», le reprochó Gioja. La reunión no terminó de la mejor manera y ahora el Frente para la Victoria intenta unificar su dictamen con el Bloque Justicialista de Bossio, Romero y Alberto Roberti. Esas dos bancadas ensambladas juntan 100 firmas para impulsar la ley. Cambiemos cuenta con 90. El massismo, con 40 humanidades en su bloque, volverá a definir en medio de la polarización Cambiemos vs. Frente para la Victoria.

Ayer Massa y Cambiemos volvieron a tender puentes, en el distrito donde el acuerdo político se mantiene más consolidado: la provincia de Buenos Aires. El exalcalde de Tigre acompañó al ministro de Seguridad, Cristian Ritondo, en la apertura de una DDI en Don Torcuato.