Sin Scioli, ahora Tinelli busca nueva pareja de baile

Marcelo Tinelli ya no baila con Daniel Scioli. Si bien conservó su capital televisivo y regresó a la pantalla chica con un poder de fuego de 36 puntos de rating, evidenció un debilitamiento de su músculo político. Alfil mediático de Scioli, a quien cedió su programa para el cierre de campaña del 2015, el conductor de TV esterilizó cualquier postura política en el relanzamiento de ShowMatch. Hubo una tibia mención a Mauricio Macri, sin aplausos en el estudio ni felicitaciones de parte del conductor, y escogió a apenas tres figuras con responsabilidad públicas para su apertura: el peronista Sergio Massa, el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, y el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. El Presidente de la Nación, enemistado con Tinelli a partir de su sciolismo explícto, declinó la invitación televisiva.

El pase de facturas comenzará en “Gran Cuñado”, donde Tinelli escoge quirúrgicamente a dirigentes políticos para ser imitados y ridiculizados en prime time por humoristas. El fundador de Ideas del Sur se dedicó en 2015 a hacer campaña por Scioli. No sólo con los colores naranja que identificaban su gestión en provincia de Buenos Aires sino también con las cortinas musicales de campaña que compartía con Ricardo Montaner. Ese juego político, filo-kirchnerista,  lo distanció de Macri. Y ahora Tinelli paga la factura a través de su trunca postulación para presidir la AFA.

Vestido de frac, Tinelli bailó el clásico temas de los Beatles y sonó la nueva cortina y luego agradeció a todos los elencos y participantes. Luego dio paso al chichoneo habitual con Adrián Suar, gerente de programación de Canal Trece, y después con gente de su equipo.
A esa hora, el programa media 33,1 contra 13,6 de «Moisés y los 10 mandamientos», la novela de Telefé, mientras Tinelli recordaba los problemas de producción con el Grupo Indalo, y hasta le agradeció a su abogado Carlos Fontán Balestra, que resolvió el entuerto legal con Cristóbal López.
Tinelli presentó la apertura filmada por Nacho Lecouna, que lo tiene a Tinelli llegando a Ezeiza. El gobernador salteño Juan Manuel Urtubey le vende unas empanadas jugosas, luego se cruza en bicileta con el jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta. El goleador de Huracán Ramón Wanchope Abila le vende unos globos para Lorenzo y lo gasta por las derrotas del Ciclón en los clásicos, hasta que Sergio Massa le vende revistas y suelta algunas criticas contra el gobierno nacional.