PJ: Roggero o Nato, el próximo Defensor del Pueblo

Dos peronistas, el cordobés Humberto Roggero y el porteño Alejandro Nato picaron en punta para convertirse en el próximo Defensor del Pueblo de la Nación después del fallo de la Corte Suprema de Justicia que exhorta al Congreso Nacional a cubrir ese cargo vacante desde el 2009. El máximo tribual consideró que la falta de cobertura de la Defensoría “afecta negativamente en el acceso a la Justicia de un número indeterminado” de personas. 

Nato es actualmente presidente del Centro Internacional para el Estudio de la Democracia y la Paz Social y, además, está a cargo de la Gestión de Conflictos de la Defensoría del Pueblo de la Nación, por lo que ya conoce el funcionamiento del organismo. Roggero, en cambio, cuenta con el aval del peronismo cordobés de José manuel de la Sota y del Frente Renovador de Sergio Massa. El dirigente se mostró ayer en un acto en el Club Español junto al santafesino Oscar Lamberto, flamante titular de la Auditoría General de la Nación.

La Corte sostuvo que “no puede dejar de señalarse” que el cargo de Defensor del Pueblo de la Nación “se encuentra vacante, circunstancia que afecta negativamente en el acceso a la justicia de un número indeterminado de usuarios”.
En este sentido, destaca que la Defensoría del Pueblo de la Nación es una institución creada por la Constitución Nacional -a partir de su Reforma de 1994- como órgano específicamente encargado de “la tutela de los derechos de incidencia colectiva”.

De acuerdo con lo establecido por la Carta Magna, la Defensoría del Pueblo de la Nación es un órgano autónomo que depende del Congreso de la Nación, del mismo modo en que lo hace la Auditoría General de la Nación. La designación del Defensor debe contar con la aprobación de los dos tercios de los presentes en ambas Cámaras del Congreso de la Nación y el nombre del postulante para ese cargo debe surgir de la Comisión Bicameral de la Defensoría del Pueblo, actualmente sin siquiera estar constituida.