PJ: intendentes imponen veto y apuran a Cristina

Máximo Kirchner, Eduardo “Wado” De Pedro y Fernando Espinoza recibirán hoy a una “mesa chica” de intendentes del conurbano para sellar una tregua en medio de la ácida interna del peronismo bonaerense. En busca de la unidad, y en una locación que hasta anoche se mantenía bajo un estricto hermetismo, el PJ de la provincia de Buenos Aires intentará hoy cauterizar la crisis desatada la semana pasada por el faltazo de los intendentes bonaerense a la frustrada cumbre de unidad convocada por La Cámpora y otros aliados del Frente para la Victoria el jueves pasado en Capital Federal.

Máximo, “Wado” y Espinoza se reunirán hoy a las 17:00 con un staff depurado de los intendentes bonaerenses que vienen de fusionar al Esmeralda de Martín Insaurralde) Lomas de Zamora) y con el Fénix de Verónica Magario (La Matanza). Fueron convocados Insaurralde, Alberto Descalzo (Ituzaingó), Julio Pereyra (Florencio Varela), Gustavo Menéndez (Merlo), Hugo Corvatta (Saavedra), y Jorge Ferraresi (Avellaneda), uno de los pocos intendentes que tiene acceso directo a Cristina de Kirchner.

Las gestiones de Espinoza en busca de la unidad por ahora lograron un sólo avance: La Cámpora aceptó el poder de veto de los intendentes y excluirá del armado de listas en la provincia de Buenos Aires tanto a Amado Boudou como a Luis D’Elía. Ese había sido el reclamo al unísono de los intendetes del Fénix y el Esmeralda quienes no estaban dispuestos a avanzar en un esquema de unidad son socios que consideran “pianta votos” en sus propios distritos.

El fin de semana transcurrió con una tensa calma en el peronismo bonaerense a pesar de que varios intendentes del conurbano aún no controlan su malestar contra La Cámpora. “Nos dan ordenes y nos tratan como subordinados. Se creen que todavía siguen en la Casa Rosada”, se quejó un jefe comunal. No ayudó a bajar la espuma el video que viralizó la agrupación de Máximo Kirchner el fin de semana, donde aparece Néstor Kirchner criticando la “mediocridad” de pelear por un “un diputado más o un concejal menos”. “No hay proyectos provinciales o municipales que tengan viabilidad sin un proyecto nacional. Es fundamental no caer en ninguna mediocridad, cuando a algunos se los nota preocupados por tener un diputado mas o un concejal de más. Por un diputado más, un concejal menos, con un gobierno nacional transformando la historia no se nota”, es la arenga del ex presidente que La Cámpora usó como mensaje para los intendentes que le disputan al kirchnerismo duro el manejo de la lapicera para armar la boleta electoral de octubre.

En la reunión de esta tarde habrá, sin embargo, nuevos reclamos de los intendetes hacia la Cámpora y Espinoza. En especial, Insaurralde y compañía quieren apurar una definición de Cristina de Kirchner sobre su eventaual candidatura en la provincia de Buenos Aires. Los jefes comunales reconocen el liderazgo de la ex Jefa de Estado, no así la intermediación de La Cámpora. Y consideran que los ruidos internos en el peronismo se deben, básicamente, a la indefinción de Cristina. El juego del misterio daña al peronismo, según los intendentes, y es el principal escollo para blindar, o desepdirse, de la unidad del PJ.

El sábado, en Escobar, se desinfló el encuentro festivo que tenía previsto el intendente Ariel Sujarchuk junto a colegas del Esmeralda y Fénix. El pelotón que responde a Insaurralde no asistió a la convocatoria y el único vistante fue Santiago Maggiotti de Navarro.

El dead line que los intendentes bonaerenses pretenden fijarle a Cristina, vía La Cámpora, apunta a definir si se avanza en un esquema de unidad con la ex presidente liderando el proceso o si, en cambio, se comienza a explorar una unidad ampliada con el sector de Florencio Randazzo, esquema que tendría a Magario y a Insaurralde como candidatos para las legislativas.