Peronismo bipolar, de Massa a Máximo sin escalas

El peronismo bonaerense exhibió la semana pasada dos fotos contrapuestas. El titular del partido, Gustavo Menéndez se fue a Pinamar para intentar acercar a Sergio Massa mientras que Martín Insuarralde optó por juntarse a comera con Máximo Kirchner en Lomas de Zamora. La ex presidente y el ex intendente de Tigre asoman hoy como dos figuras contrapuestas que protagonizan la grieta interna del PJ después de la caída del kirchnerismo.

Menéndez, intendente de Merlo, viene de desplazar de la conducción del partido al kirchnerista Fernando Espinoza y encabeza un grupo de alcaldes bonaerenses que aspira a la reconstrucción del PJ con el kirchnerismo adentro, diluído, pero sin conducción K. Sin embargo, Insaurralde irrumpió esta semana y volvió a reivindicar a Cristina a quien Menéndez aseguró que ya no ve como candidata en 2019.

El intendente de Lomas opinó hoy sobre la reunión que mantuvo con Máximo Kirchner: “Tenemos que construir un gran frente electoral para 2019”, dijo. lomense sostuvo que “el país hoy tiene un rumbo económico equivocado y a la mayoría de la gente no le va bien”. Además, remarcó: “Tenemos la responsabilidad de trabajar en conjunto para plantear una alternativa que pueda resolver los problemas de los bonaerenses y de todos los argentinos”.

Insaurralde también resaltó que “Cristina tiene una gran representación” y aseguró que “coincide con el PJ de la Provincia que en esta etapa hay que discutir ideas, no nombres”. En la semana, el intendente de Lomas recibió en el Parque del Municipio a Máximo Kirchner, y acordaron realizar acciones en conjunto para revertir la reforma previsional que reduce los ingresos de jubilados y pensionados. “Yo creo en un Estado que amplía derechos y trabaja más allá de las diferencias para que la gente viva mejor”, concluyó Insaurralde.

No obstante, Menéndez indicó que “no” se imagina “a Cristina siendo candidata en 2019 y tampoco con la centralidad que tenía hasta este momento” y agregó: “Es la dirigente del peronismo que tiene más adhesión popular, ahora, después de tres derrotas consecutivas, está claro que con Cristina sola no alcanza”.