Vidal llevó a Macri y Pichetto a Mar del Plata para compensar el conurbano

La gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, acompañó al presidente de la Nación, Mauricio Macri, en un acto en la ciudad de Mar del Plata en el que sostuvo que “nosotros -los integrantes de Juntos por el Cambio- nos peleamos con los malos que nadie se había querido pelear”. Los equipos de campaña  lanzaron una ofensiva electoral sobre La Plata, Mar del Plata y Bahía Blanca, tres ciudades donde Juntos por el Cambio necesita imponerse con holgura para compensar la previsible derrota del oficialismo en la tercera sección electoral -con eje en La Matanza- de la provincia de Buenos Aires.

En el acto, realizado en el club Quilmes de Mar del Plata, estuvieron presentes 250 personas, entre ellos el senador y precandidato a vicepresidente, Miguel Ángel Pichetto; el vicegobernador bonaerense, Daniel Salvador; los precandidatos a diputados nacionales, Cristian Ritondo, María Luján Rey, Miguel Bazze, Silvia Lospennato y Waldo Wolff; los precandidatos a intendente local, Guillermo Montenegro y Vilma Baragiola; entre otros postulantes de Juntos por el Cambio.
Macri afirmó que “el 11 de agosto se va a decidir si vamos a seguir trabajando juntos como hace tres años y medio para alcanzar la Argentina del futuro que todos queremos o si volvemos a las viejas prácticas de la política”, y agregó que “el país que soñamos no está en el pasado, está en el futuro”.
El jefe de Estado remarcó que “es importante que reconozcamos todo lo que hemos hecho juntos hasta hoy, porque eso tiene que darnos energía para lo que falta”.
Por su parte, Vidal aseguró que “si después de 28 años con falsas promesas, con carteles sin obras, con soluciones mágicas y atajos, los bonaerenses no bajaron los brazos, ¿cómo los vamos a bajar ahora? No los bajamos ni locos. Ahora más que nunca necesitamos a los bonaerenses, necesitamos hacer ese camino juntos”.
Según la gobernadora, “nos dicen que fuimos valientes porque enfrentamos a los narcos, las barrabravas, el juego ilegal, la corrupción de la policía a los que los machos de tantos años de la Provincia no le hicieron frente. Mauricio se peleó con problemas muy profundos de la Argentina sabiendo que le podía traer costos políticos, pero eligió hacerlo profundo para salir de una vez por todas y para siempre. Para nosotros, para nuestros hijos, para nuestros nietos”, indicó.
Vidal resaltó que “somos un equipo de 17 millones de bonaerenses que quiere vivir mejor, que quiere seguir cambiando la Provincia, que no baja los brazos. Por eso esta elección es tan importante. Vamos a decidir por el futuro de los próximos veinte años de nuestro país”.
La mandataria remarcó que “no se trata de candidatos, nombres, bancas… se trata de un sistema que gobernó 28 años y no sólo te abandonó, sino que te dijo que eso era lo normal porque la Provincia era inviable. Con ese verso nos tuvieron 28 años sin darnos lo básico. La Provincia no es inviable, porque nosotros no somos inviables. Somos capaces de pelearla y llevar a la Provincia al lugar al que todos nos merecemos”.
“En lugar de hacer edificios vacíos, hicimos las guardias de todos los hospitales públicos de la Provincia. Hoy hay SAME para trece millones de bonaerenses cuando antes, si te pasaba algo, con suerte un patrullero te llevaba al hospital. Hicimos 5.900 kilómetros de ruta: antes inauguraban la misma ruta cinco veces y, encima, no la terminaban”, subrayó.