El FdT ensaya aproximación al campo

El ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Julián Domínguez, participó hoy de la inauguración de ExpoAgro 2022 edición YPF Agro junto al Gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof, su par de Santa Fe, Omar Perotti, y el ministro del Interior, Eduardo «Wado» De Pedro. «En ExpoAgro late el corazón de la agrobioindustria de la Argentina», afirmó Domínguez en diálogo con ingenieros agrónomos y productores.

El titular de la cartera agropecuaria encabezó una charla técnica sobre el lanzamiento del Plan GanAr, Ganadería Argentina 2022-2023, y sostuvo que «esta muestra habla también de la pujanza del campo argentino y de todo el sector». Esta edición, que se realiza en la ciudad bonaerense de San Nicolás, prevé este año, según los organizadores, negocios por más de 1.300 millones de dólares y cuenta con el récord histórico de más de 600 stands. «Que se haya alcanzado una inversión de más de 3.800 millones de pesos significa que el sector crece y se desarrolla», sintetizó. 

En la misma línea, Domínguez señaló que «es para celebrar ver a la Argentina puesta de pie en este momento que está atravesando el mundo. Tuvimos producción y exportación récord de trigo y maíz: esto describe cómo está y cuál es la proyección que tiene el campo argentino».

Antes de concluir, Domínguez explicó que la muestra «expresa el desarrollo tecnológico de la Argentina», porque «el conocimiento aplicado al desarrollo agrobioindustrial es un valor agregado que genera rentabilidad. Entre el Banco Nación y el Banco de la Provincia de Buenos Aires han entregado al sector 461 mil millones de pesos con tasas subsidiadas, que explican la inversión y la industrialización de las empresas nacionales».

Finalmente, destacó «la baja generalizada» de derechos de exportación de las economías regionales, y puso como ejemplo «la vitivinicultura, donde la rebaja impositiva alcanza al 80 por ciento del sector». Y concluyó haciendo referencia a las líneas de créditos destinadas a la provincia de Corrientes por 5.500 millones de pesos, para que «los pequeños productores puedan seguir produciendo después de los incendios: los problemas de la ganadería de Corrientes son los problemas de la ganadería argentina, y el Estado Nacional actuó con celeridad para sostener la producción nacional».