Bergoglio elude definir visita a la Argentina

Jorge Bergoglio evitó una vez más definir en qué fecha vistará la Argentina y envió un frío mensaje desde el aire al Presidente de la Nación. El Papa se encamina así a eludir una visita oficial durante la presidencia de Mauricio Macri ya que de no pisar suelo argentino este año, es poco probable que desembarque en 2019 en medio de la campaña electoral.

Sin embargo,  Macri agradeció el saludo y la bendición que el Papa Francisco envió a  todos los argentinos al sobrevolar el territorio nacional rumbo a Chile, donde en las próximas horas iniciará una visita pastoral. «En nombre de todo el pueblo argentino agradezco el saludo y bendición de @Pontifex_es al sobrevolar nuestro país», sostuvo Macri en un mensaje publicado en Twitter.

«Deseo que su visita a los hermanos de Chile y Perú sea fuente de paz, esperanza e inspiración.  La Argentina lo acompaña  con  el cariño y el respeto de siempre», agregó el Presidente. El Jefe del Estado respondió así al mensaje remitido por el Sumo Pontífice a través de un telegrama, cuyo texto es el siguiente:  «Mientras sobrevuelo el espacio aéreo argentino, extiendo a ustedes mis cálidos saludos y augurios y envío desde el corazón mis buenos deseos a toda la gente de mi madre patria, asegurando mi cercanía y bendiciones. Les pido por favor a todos ustedes que no se olviden de rezar por mí».

Para su sexta visita a la región, Jorge Bergoglio volvió a evitar a su propio país, una actitud que desata interrogantes y que estaría vinculada a que su presencia podría tener un peso distinto en la Argentina, donde sus mensajes suelen ser interpretados como intervenciones políticas.
En ese marco, días atrás la Iglesia argentina debió salir a aclarar que «nadie puede hablar en nombre del Papa» Francisco y reclamó con énfasis que no se hagan «interpretaciones tendenciosas y parciales» de sus discursos y acciones porque «sólo agrandan la división entre los argentinos».
Al respecto, el Episcopado criticó que «gran parte de los medios de comunicación» de la Argentina hayan puesto «más la atención en hechos menores e incluso identificado al Papa con determinadas figuras políticas o sociales», pese a que algunas de esas propias figuras se ocuparon de aclarar que «no representan ni pretenden representar ni al Papa ni a la Iglesia».