Mini crisis Massa-Stolbizer por armado de boleta 2017

El vínculo Sergio Massa-Margarita Stolbizer no atraviesa el mejor momento. Ninguno de los dos cosechó, hasta ahora, dividendos políticos o electorales a partir de su alianza bonaerense y en ambos bandos comienzan a cuestionarse los presuntos beneficios de este unión transitoria de empresas. Massa, que ahora especula con encabezar la lista de candidatos a diputados nacionales por Buenos Aires, ya recibió un ultimátum de su socia: “Vamos juntos a competir en fórmula para el Senado o no vamos a ningún lado”.

El cálculo de Massa es simple, lógico y previsible. Ante la incertidumbre del escenario electoral y la volatilidad del clima político en la campaña, el jefe del Frente Renovador sólo encuentra certezas a futuro como cabeza de lista en diputados, donde maneja un bloque con más de 20 humanidades que funciona como árbitro de las votaciones del oficialismo. El ticket bonaerense para el Senado, en cambio, sólo premiará a tres competidores: dos bancas para el partido ganador y la tercera banca para el segundo puesto. Demasiado riesgo en medio de la polarización Cambiemos-Frente para la Victoria, aún sin Florencio Randazzo como comeptido formal.

Un operador massista del conurbano describió con crudeza el vínculo con Stolbizer. “Margarita está acostumbrada a perder, no le importa el resultado. Sergio se juega el futuro y quiere apostar a ganador, ya no tiene margen para equivocarse”. La exigencia de Stolbizer para que Massa encabece la boleta del Senado tiene también su explicación en la carta orgánica del GEN. Allí se plasma la prohibición de reelegir en el cargo de diputada, disposición que obliga a Stolbizer a competir por la Cámara Alta. La diputada del GEN plantea como condición excluyente que Massa imprima su nombre junto a ella, aún a riesgo de quedar afuera del Congreso y, virtualmente, de la carrera política nacional 2019.

El miércoles pasado, antes del paro general, Massa juntó a diputados, legisladores e intendentes del Frente Renovador en Parque Norte. “Las listas las voya a definir yo, nadie más”, fue la única definición del tigrense. Uno de los presentes le consultó cuál sería su futuro electoral: candidato a diputado, a senador o nada. Massa no brindó precisiones. “Lo voy a definir a último momento”. Una respuesta agria que llegó a oídos de Stolbizer.

La diputada del GEN no logró que el jefe del Frente Renovador subiera en las encuestas. Además, motorizó la fuga de dirigentes peronistas como Alberto Fernández y el jefe de la CGT, Héctor Daer. El barniz institucional y de lucha contra la corrupción que se presumía iba a otorgarle Margarita se tradujo en un repelente de peronismos. Facundo Moyano y Felipe Solá, serían los próximos de conformarse la candidatura de Randazzo.

El escenario es tan volátil que en el team de María Eugenia Vidal no descartan a Stolbizer como candidata del oficialismo. En tono cínico, desde La Plata disparan una estrategia ácida sobre Massa: “Esperamos que Margarita se quede con Massa al menos hasta mayo, antes del cierre de listas. Le espanta a todos los peronistas. Después podríamos hacerle un lugar en Cambiemos”.

En el kirchnerismo guardan a Cristina hasta último momento. La ex presidente, y el distrito dónde compita, es la viga que ordenará las candidaturas de todas las fuerzas políticas. Si el candidato del pos kirchnerismo es Daniel Scioli, el ex gobernador podría armar fórmula para el Senado junto a Verónica Magario. Mientras Randazzo se mantiene invisible y reclama primarias dentro del PJ bonaerense a través de terceros, desde Santa Cruz imponen una estrategia radicalmente opuesta: lista única y lapicera para Cristina.

Ayer, el massismo anticipó que pedirá una sesión especial para la próxima semana a fin de debatir la creación en el ámbito parlamentario de una mesa de diálogo entre el Gobierno nacional y los gremios docentes para buscar una solución al conflicto del sector. Con su estrategia de ubicarse en la “gran avenida del medio”, el massismo decidió no participar de una conferencia motorizada por el kirchnerismo ayer por la tarde y solicitó una reunión de comisión para hoy y una sesión especial, mañana, para debatir las iniciativas que busquen resolver el conflicto docente. La diputada y titular de la bancada, Graciela Camaño, dijo que la intención es “armar una mesa de diálogo institucional entre las autoridades, los gremios docentes, y fuerzas políticas para tratar la grave situación”.